Salomé Figueroa: «Cuanta más información haya, más conciencia social se crea»

Salomé Figueroa durante los trabajos de restauración
Salomé Figueroa durante los trabajos de restauración

Salomé Figueroa, restauradora especialista en escultura, ha realizado un exhaustivo trabajo recientemente con las esculturas de San José y El Niño pertenecientes a la Iglesia de San Marcial del Rubicón, en Femés, gracias a la financiación del Gobierno de Canarias.

Obras que próximamente podrán disfrutar, ya que está previsto que el próximo 19 de marzo, con motivo del día de San José, la ermita abra sus puertas para tal fin.

Hoy, Día de la Mujer, Figueroa nos cuenta algunos detalles del proceso y sus impresiones.

 

Recientemente ha restaurado Ud. las tallas de San José y El Niño de la Iglesia de San Marcial del Rubicón, obras del s. XVIII que se encontraban muy deterioradas, ¿han vuelto ya a su lugar original, en la iglesia?

Las esculturas están expuestas y visibles en la parte derecha del presbiterio de la Ermita San Marcial. Es un espacio idóneo donde las imágenes tienen mucha presencia y están seguras, ya que este espacio está separado de la nave central por una grada y una barandilla. En principio es una localización temporal en espera de que se efectúen los trabajos de acondicionamiento de la hornacina donde estaban situadas anteriormente.

Dada la fragilidad de las piezas es Ud. la que se desplaza aquí para realizar el trabajo, ¿le habilitan un espacio cerca o cómo se organiza? Porque imagino que el taller tendrá que tener unas condiciones ambientales específicas por las pinturas, disolventes, etc.

Noticias Lanzarote | Imágenes restauradas
Imágenes restauradas.

No solamente por la fragilidad de las piezas es recomendable el desplazamiento del restaurador al lugar donde están, también es importante tener en cuenta que las obras de carácter orgánico como los cuadros y las esculturas, entre otras, tienen movimientos y sufren mucho cuando se desplazan de su localización primitiva, ya que se ven expuestas a unos factores ambientales muy diferentes a los que estaban acostumbradas por años.

Lo ideal es acondicionar un lugar de trabajo como taller de restauración en la propia iglesia o lo más cercano posible, teniendo que reunir unos requisitos como la estanqueidad (humedad y temperatura no variable), luz natural y ventanas para poder ventilar.

Ahora bien, siempre tenemos que tener en cuenta otras variables que hacen que se tengan que restaurar en talleres especializados.

En la profesión de restauración no existe esa brecha, curiosamente somos más mujeres que hombres

¿Cuánto tiempo le han llevado los trabajos de restauración?

Desde que asumí los trabajos de restauración hasta su colocación en la Ermita, en total han sido 5 meses.

Su autoría se atribuía a Fray Marcos Gil pero Ud. difiere, dada la técnica utilizada y la morfología anatómica, por lo que ha comentado que es una oportunidad para abrir una línea de investigación sobre los artistas que trabajaron en Lanzarote. ¿Sabe si se llevará a cabo? ¿Se encargaría Ud. misma?

Ya se expresó el interés en realizar esta investigación y supongo que llevará sus trámites. En cuanto a la realización de la misma, es una labor que la deben realizar profesionales de Historia del Arte o investigadores especializados en este tema.

A qué obra de nuestro municipio le encantaría poder «meter mano» o cuál cree Ud. que lo necesita de forma más urgente?

Toda obra que se encuentre en un deficiente estado de conservación merece ser conservada. También creo que toda obra que ha sufrido una intervención desafortunada, malentendida como restauración en la cual lo que se ha hecho ha sido repintar ocultando su pintura original, merece ser recuperada.

¿Cuál es su próximo proyecto?

En espera de próximos trabajos de restauración de bienes culturales, ahora estoy retomando mi faceta artística que la tenía aparcada. También estoy desarrollando y haciendo talleres creativos con una compañera. Creo que es un momento de compartir y aportar a la sociedad sosiego, divertimento, color y alegría.

San José y El Niño en su-estado inicial
San José y El Niño en su-estado inicial.

Hoy es el Día Internacional de la Mujer y hace poco celebramos el de la Niña en la Ciencia, que tienen entre sus objetivos reducir la brecha de género. ¿En el mundo de la restauración existe todavía esa brecha? ¿Qué le diría a una niña interesada en esta profesión?

En la profesión de restauración no existe esa brecha, curiosamente somos más mujeres que hombres.

El mundo de la cultura y el arte no es fácil ya de por sí, y más en tiempos de crisis, pero si verdaderamente es su pasión que apueste por ello, recibes una gran satisfacción personal al trabajar en lo que verdaderamente te gusta.

Fue muy sonada la restauración del Ecce Homo de Borja… ¿qué le viene a la cabeza a una restauradora cuando ve algo así mientras todo un país ríe «la gracia»? ¿No nos falta educación al respecto?

Hay más de un Ecce Homo de Borja, aunque este es el más sonado. Hay veces que actuaciones así destrozan la obra siendo irrecuperable, y la verdad, es una pena tanto por la obra como por los profesionales cualificados que no tienen acceso al trabajo.

Desafortunadamente sí nos falta todavía información y educación. Tenemos ejemplos recientes de intervenciones, como he dicho antes, mal llamadas “restauración“ en las cuales lo que se ha hecho ha sido repintar y ocultar su pintura original.

¿No cree que una mayor divulgación de este tipo de trabajos, así como del valor de nuestras obras o tesoros arqueológicos contribuiría a que la ciudadanía valorara y cuidara más el patrimonio?

Sí, claro que sí. Cuanta más información haya, no solamente en este tipo de trabajos también en acciones medioambientales, por ejemplo, más conciencia social se crea.