José Feliciano, de Fernández Asesores, nos acerca las ventajas y desventajas de ser autónomo

    ¿Has pensado alguna vez en emprender? Si la respuesta es afirmativa, este artículo te interesa

    Ventajas y desventajas de ser autónomo

    Ya sea porque tengamos un hobby que nos gustaría convertir en nuestro medio de vida, porque las alternativas laborales que se nos presentan no nos resultan lo suficientemente atractivas o porque hemos pensado en un modelo de negocio que estamos seguros va a funcionar, a la mayoría de personas, en algún momento de la vida, se nos ha pasado por la cabeza la idea de emprender. Además, en tiempos en los que se disparan los índices de desempleo, comprobamos cómo desde las instituciones se promueve el autoempleo mediante ayudas o subvenciones.

    José Feliciano, asesor  fiscal y contable con sede en Playa Blanca, nos acerca en este artículo las ventajas y desventajas que ofrece el trabajo por cuenta propia.

    Un autónomo es aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una o varias actividades económicas de las que obtiene un beneficio, sin estar sujeto a ningún contrato de trabajo.

    Comenzar a trabajar por cuenta propia es un cambio muy importante en la carrera profesional que acarrea  responsabilidades, obligaciones y trabajo duro. Hay muchas posibilidades laborales alrededor si escogemos un campo que se ajuste a nuestro talento.

    Ventajas de ser autónomo

    Ser tu propio jefe: Estar a cargo de tu propio proyecto te permite gestionar mejor el tiempo, planificar tus días y trabajar según tu propia metodología. Podrás decir adiós a los horarios y tomarte un día libre cuando quieras.

    Trabaja de lo que siempre has soñado: Podrás trabajar en algunos proyectos que no te gusten, pero a largo plazo tienes la libertad para elegir con quien trabajar y con quién no.

    Puedes ganar más dinero: El potencial económico de un trabajador autónomo es superior al de un empleado por cuenta ajena. Los ingresos dependerán de cómo trabajes, cuánto quieras cobrar y el número de clientes satisfechos que consigas.

    Desgravar el IVA: Cuando se trata de facturación y pago de impuestos de autónomos, son muchos los gastos relacionados que puedes incluir como parte de tu trabajo a la hora pagar el IVA.

    Tarifa plana de 60€: Puedes disfrutar de la reducción en la cuota que pagas a la Seguridad Social durante los primeros meses de actividad, que son los más difíciles para el negocio.

    Subvenciones para la promoción del empleo autónomo: El Gobierno Canario facilita que los desempleados se conviertan en trabajadores por cuenta propia con subvenciones que pueden alcanzar los 10.000€.

    Ser multitarea: Si tu creatividad es grande, ser autónomo puede ser un buen cambio para ti, pues te permitirá trabajar con más de un cliente a la vez y explorar los límites de tu propio talento. Aprenderás a gestionar tu vida, tu negocio y tu dinero.

     

    Desventajas de ser autónomo

    No hay seguridad salarial: En la vida del autónomo no existen los sueldos fijos mensuales como ocurre con los trabajadores asalariados. Tampoco existe la prestación por desempleo (aunque sí algo parecido llamado el paro del autónomo que se puede disfrutar bajo ciertas circunstancias) ni la posibilidad de pedir una baja laboral a menos que sea una incapacidad temporal.

    Balance entre vivir y trabajar: El no tener horarios es positivo, pero también puede ser negativo. Cuando no tienes un horario fijo puedes acabar trabajando prácticamente todo el día en horas sueltas.

    La responsabilidad es toda tuya: Cuando eres autónomo todas las responsabilidades relacionadas a tu actividad laboral recaen en ti, tanto las que responden a tu trabajo como las deudas que puedas contraer en el proceso.

    Obligado a ser un todo en uno: Aunque ofrezcas un servicio o producto muy determinado, tienes que saber de muchos campos distintos para poder triunfar como freelance. No solo eres responsable de dar el servicio o entregar el producto, sino que también tendrás que hacer todo el trabajo de marketing, administración y demás en un principio.

    Tienes que encontrar tu trabajo: Nadie va a venir a contratarte. No van a aparecer clientes corriendo para contratarte, salvo que fueras conocido antes de lanzarte al mundo autónomo. Tienes que buscarte tu propio trabajo y encontrar a tus clientes. Los inicios serán duros y cada cliente que llegue parecerá una gota de agua en el desierto. Y tendrás que estar mirando día tras día portales de empleos para freelances para encontrar pequeños trabajos y clientes. Una vez te establezcas llegarán los clientes por ellos mismos, ya que tus anteriores clientes les hablarán de ti y serás más popular.

    Lucha diaria contra los clientes: Tendrás muchos pequeños jefes en forma de clientes.

    Hay que ganar más dinero que como empleado: El autónomo tiene  preocupaciones adicionales a un trabajador por cuenta ajena:  el IVA o IGIC, y el IRPF. Tendrás que aumentar tus precios con el IVA o IGIC y pagar un porcentaje de lo que ingreses a cuenta del IRPF.

    Carga fiscal más alta: En España la cuota fiscal de los autónomos es una de las más altas de Europa y es superior a las que se aplica en otras sociedades a nivel de facturación. Por otro lado, el IRPF se fragmenta y pagas un 21% por el Impuesto de Sociedades.

    Más inconvenientes crediticios: los autónomos en España lo tienen más complicado que las sociedades comerciales a la hora de solicitar préstamos bancarios o financiaciones.

     

    Cuando los ingresos empiecen a entrar, lo más lógico es delegar ciertas partes, como por ejemplo la fiscal, laboral y contable. Fernández Asesores estará ahí para ayudarte con ello.

    Banner José Feliciano Asesor