Sanidad adapta la atención sanitaria en las islas más afectadas por COVID-19

Los hospitales de Lanzarote, Gran Canaria y El Hierro ya han implementado al cien por cien estas normas de funcionamiento

Hospital General

Los hospitales de las islas de Lanzarote, Gran Canaria y El Hierro, las más afectadas por la nueva oleada de contagios por coronavirus, ya han implantado al cien por cien sus respectivos planes de contingencia ante la COVID-19 aprobados desde junio por la Consejería de Sanidad. Estas medidas se toman para adaptar sus instalaciones, sus plantillas de personal y el stock de material a las nuevas demandas asistenciales provocadas por el incremento de casos positivos.

Esta planificación se activó mediante una Orden del director del Servicio Canario de la Salud el pasado 21 de agosto al detectarse un repunte en el número de contagios y con ellos se busca dar soporte a los pacientes con coronavirus tanto en Atención Primaria como en Especializada manteniendo la atención a otros procesos asistenciales.

Las medidas comunes tomadas en dichos hospitales suponen una reducción del tránsito de familiares de pacientes en los centros sanitarios y la limitación en las horas y número de visitas (1 hora al día y siempre el mismo acompañante), restringiendo el acompañamiento a pacientes en situación crítica, especialmente en el final de su vida, garantizando la seguridad de las familias y profesionales.

En cuanto a Atención Primaria, se ha potenciado el papel de los rastreadores de casos, liberando a profesionales para una dedicación plena y facilitando su sustitución en sus tareas asistenciales. Además, se limitan las consultas programadas y de seguimiento en los programas de salud a las de los pacientes de mayor riesgo y se prioriza el seguimiento domiciliario vía telefónica de los pacientes con infección leve de las vías respiratorias, bajas que no requieran ingreso hospitalario, todo ello para minimizar la exposición de pacientes al coronavirus.

Por otro lado, se suspende la realización de espirometrías, test no oclusivos para la detección de la ambliopía en menores y cirugía menor ambulatoria, retinografías de control, programa ITB/MAPA (índice tobillo brazo/monitorización presión arterial), electrocardiogramas programados, ecografías no urgentes y citologías, excepto en mujeres de alto riesgo.

A todas estas medidas se suman la potenciación de la consulta telefónica tanto en Atención Primaria como en Especializada y la prórroga de la automatización de los tratamientos farmacológicos mediante receta electrónica, tal y como se venía haciendo hasta ahora.

Medidas concretas en Lanzarote

El Hospital Doctor José Molina Orosa tiene actualmente una planta destinada a la atención a la COVID-19 con 32 camas, con una parte destinada a los casos confirmados y otra a pacientes con patología sospechosa, que serán derivados en unos días a la planta de cirugía, que cuenta con 47 camas y que actualmente está en proceso de adaptación, de tal manera que la planta COVID-19 quede únicamente para los casos confirmados.

En cuanto al personal, la plantilla del Hospital se reforzó en su momento para atender la demanda de la pandemia y en total se han incorporado 109 trabajadores. Actualmente se está gestionando la incorporación de un especialista en Microbiología para reforzar el equipo de laboratorio que realiza las PCR.

En Atención Primaria, en Lanzarote hay un total de 65 trabajadores dedicados en exclusiva a la COVID-19, y desde hoy se incorporan a la plantilla 10 fisioterapeutas, una trabajadora social y un administrativo para realizar específicamente labores de rastreo de casos.

Rastreadores militares

El Ministerio de Defensa ha notificado que aportará inmediatamente los primeros 20 rastreadores militares de los solicitados el pasado viernes por la Consejería de Sanidad para llevar a cabo labores se seguimiento de casos COVID-19 en Canarias.

Para estas funciones, el Ministerio de Defensa ha seleccionado a personal sanitario o con conocimientos sanitarios y con la formación cualificada necesaria para poder incrementar la capacidad de rastreo de posibles casos positivos en las comunidades autónomas.​