Sanidad reserva 1 millón de test de antígenos para el diagnóstico y cribado de COVID-19

Canarias se acoge a la actualización sobre el periodo de cuarentena y aislamiento acordada este martes por la Comisión de Salud Pública

Prueba-antígenos

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha reservado un millón de test antígenos, un instrumento que este martes ha sido incorporado por la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad como herramienta de cribado y diagnóstico en la actualización de la ‘Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de la COVID-19’.

El objetivo de la nueva utilización diagnóstica de pruebas rápidas es agilizar y reforzar los circuitos de diagnóstico para poder iniciar cuanto antes las medidas de control y disminuir así las transmisión del virus. El uso de estas pruebas permitirá además afrontar el posible aumento de las necesidades diagnósticas con la llegada de la gripe o dar una respuesta más ágil en entornos concretos, como los centros educativos.

Análisis Covid-19

Período de aislamiento y cuarentena

Asimismo, Canarias asumirá el protocolo sobre el periodo de cuarentena y aislamiento también revisado este martes por parte de la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta de la Comisión de Salud Pública en la actualización de la ‘Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de la COVID-19’.

Así, para los casos leves, se mantiene el aislamiento de 10 días desde el inicio de síntomas, siempre que hayan transcurrido al menos 3 sin presentar ningún síntoma. Si se dan estas circunstancias, no será necesario realizar una prueba diagnóstica ni para levantar dicho aislamiento ni para reincorporarse a la actividad laboral.

En los casos asintomáticos que resulten positivos, el aislamiento se mantendrá en 10 días desde la fecha de toma de la muestra para el diagnóstico. El seguimiento será supervisado hasta el alta epidemiológica de la forma en la que lo establezca cada comunidad autónoma.

Fachada del edificio de la Consejería de Sanidad

En el ámbito laboral, el personal sanitario y sociosanitario que resulte ser un caso confirmado y no requiera ingreso hospitalario, seguirá las mismas pautas que la población general en cuanto al aislamiento pero deberán someterse a una prueba de diagnóstico que indique que han superado el periodo de transmisibilidad de la infección.

A los contactos estrechos, se les indica vigilancia y cuarentena durante los 10 días posteriores al último contacto con un caso confirmado. Asimismo, dependiendo de la situación epidemiológica de cada CCAA, se podrá recomendar la realización de una prueba diagnóstica durante el periodo de cuarentena.