Ahorrar energía, una obligación y una responsabilidad

Opinión | María Dolores Corujo Berriel, presidenta del Cabildo de Lanzarote.

Una de las armas que está utilizando Putin para intentar doblegar a Europa es el chantaje de los recursos energéticos. Por tanto, la invasión de Rusia a Ucrania no sólo supone una guerra militar, sino una guerra económica a la que la Unión Europea debe hacer frente desde la unidad y siendo muy eficientes en la utilización de la energía. En estas circunstancias, ahorrar energía significa un ejercicio de responsabilidad para toda la ciudadanía europea, además de una obligación legal y moral.

Como otros países de la Unión, el Gobierno de España ha presentado un Plan de Ahorro Energético. Es un pequeño esfuerzo individual y colectivo que no afecta en profundidad ni a empresas ni a familias, pero que nos permite actuar coordinada y solidariamente frente a las amenazas de Putin. Un Plan que, por otro lado, hace unos días reclamaba y respaldaba con buen juicio el popular Núñez Feijoo, hasta que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha cuestionado su autoridad, le ha obligado a retractarse y ha llevado a todo el Partido Popular a oponerse al Plan del Gobierno español.

Defender el interés general, arrimar el hombro en momentos de serias dificultades para el país o la lealtad institucional no son el fuerte de Feijoo, quien en algún momento nos hizo concebir esperanzas de que podría resituar al Partido Popular en posiciones de responsabilidad en algunos asuntos de Estado. Lamentablemente, Isabel Díaz Ayuso se ha encargado de desvanecer nuestras ilusiones, ya que Feijoo ha decidido callar y darle la razón a aquella en su deriva trumpista, demostrando falta de autoridad dentro de su partido al ser incapaz de mantener las propuestas de ahorro energético que defendió públicamente hace muy poco.

Sin embargo, vamos a seguir adelante con el Plan de Ahorro Energético a pesar de que Partido Popular se ha situado frontalmente en contra con el único propósito, una vez más, de desgastar al Gobierno de progreso que preside Pedro Sánchez. El Plan ha sido valorado en la Unión Europea muy por encima de la media y nadie debe dudar de que las normas están para ser cumplidas: Lanzarote va a cumplirlas y el Gobierno va a exigir su cumplimiento a estos aprendices de sediciosos.

Mientras Feijoo parece inclinarse por tolerar los desplantes de Ayuso y ser un líder de paja para no acabar como Pablo Casado, otras nos negamos a seguirles el juego de la desinformación a los populares. Así que no. Las ciudades no se van a apagar, el alumbrado público seguirá igual, no habrá ni una sola calle menos iluminada y ni las luces navideñas ni la iluminación nocturna de monumentos se verán afectadas. Únicamente se tendrán que apagar las luces de comercios y edificios públicos que estén desocupados a partir de las 22:00 horas.

El Partido Popular no quiere entender que este invierno Putin pretende chantajear a Europa con la energía. Por eso, el Plan de Choque de Ahorro y Gestión Energética en Climatización busca reducir rápidamente el consumo de energía para cumplir con los compromisos europeos derivados del conflicto en Ucrania. Como en todo lo demás, lo haremos sin el Partido Popular, definitivamente un partido antisistema.

María Dolores Corujo Berriel, presidenta del Cabildo de Lanzarote